+34 955 641 600 (Ext. 561) innovaciondocente@uloyola.es

Educación Basada en Competencias – FAQs

 

La planificación de la educación ha cambiado y los programas de aprendizaje gradualmente se elaboran con un enfoque basado en las competencias a desarrollar por los estudiantes en lugar de pensar en el contenido que se transmite a éstos. El aprendizaje por competencias implica que el estudiante se convierte en el protagonista activo de su propio proceso formativo.

Es importante no olvidar que la innovación docente no es trasladar la instrucción fuera del aula o hacer uso de las TIC, para hablar de innovación docente, es necesario un cambio en el replanteamiento de las asignaturas que se imparten para adecuar los contenidos y actividades a las competencias que se persigue que adquieran nuestros estudiantes.

Concepto de competencias

Para definir el término competencias es necesario recurrir a la integración de diversos conceptos: capacidades, habilidades, conocimientos, actitudes y valores. La integración de todos estos conceptos hace posible que una persona se desenvuelva de manera eficaz en diversos contextos y desempeñe una tarea o función determinada de forma adecuada.

Tipos de competencias

La estructura del Espacio Europeo de Educación Superior no sólo hace incidencia en las competencias propias de las profesiones para las que capacita la titulación, sino que, además, también incorpora aquellas que pueden ser útiles en otras áreas.

Competencias básicas

Son las competencias que capacitan y habilitan al estudiante para integrarse con éxito en la vida laboral y social. Estas abarcan tanto las capacidades que todos los estudiantes deben adquirir, independientemente del plan de estudio y su trayectoria académica (SEMS, 2008).

Competencias generales

Son transferibles a una gran variedad de funciones y tareas. No van unidas a ninguna disciplina, sino que se pueden incorporar a una amplia variedad de materias y situaciones: la comunicación, la resolución de problemas, el razonamiento, la capacidad de liderazgo, la creatividad, el trabajo en equipo, la motivación, la capacidad de aprender…). Están relacionadas con la adquisición de valores éticos que le permitirán a un individuo adaptarse a diferentes contextos. (Lozano y Herrera, 2011).

Competencias específicas

Son aquellas propias de la titulación, especialización y perfil laboral para los que se prepara al estudiante.

Implicaciones curriculares

El aprendizaje basado en competencias es un enfoque centrado en la actividad y responsabilidad del estudiante, así como en el desarrollo de su autonomía. Supone la adquisición de competencias básicas, generales y específicas que permiten a la persona asimilar los conocimientos científicos y técnicos propios de su profesión, aplicarlos en contextos diversos y complejos, e integrarlos a su vez con sus propias actitudes y valores en un modo propio de actuar personal y profesionalmente. Todo ello implica el paso del paradigma de la enseñanza al paradigma del aprendizaje, de un sistema de educación basado en la transmisión de conocimientos a un sistema de educación que pone en el centro de su acción educativa el aprendizaje de los estudiantes. Se trata de una innovación para transformar a las universidades en centros de aprendizaje más que en centros de enseñanza (UID, 2016).

Implicaciones en la evaluación

Los procesos de enseñanza y aprendizaje centrados en el desarrollo de competencias están cada vez más presentes en las clases, los docentes utilizan métodos activos en la enseñanza, incorporan cambios en la propia distribución del espacio y el tiempo, fomentan la autonomía del alumnado… Todo ello hace que la evaluación tome un enfoque diferente donde se evalúe básicamente por el desempeño de la persona.

Rol del docente

El docente deja de ser el protagonista del proceso educativo. Ahora en la educación basada en competencias el verdadero protagonista es el alumnado (Tuning, 2007). Un elemento esencial es la redefinición y la expansión del rol de los profesores en el aprendizaje de los estudiantes (Anderson, 2013). La adopción de este modelo en una institución crea una nueva generación de profesores preparados para destacar en ambientes de aprendizaje donde los estudiantes se involucran en el desarrollo de competencias de aprendizaje más profundas (Cator, Schneider y Vander Ark, 2014).